Reforma a la Ley de Alquileres: el proyecto vuelve con modificaciones a Diputados

Tras sanción de la modificación de Ganancias, el Senado aprobó con cambios el proyecto de reforma de la Ley de Alquileres proveniente de Diputados, por lo que deberá volver a la cámara de origen para ser tratado nuevamente.

 

La iniciativa recibió el apoyo de 37 senadores, mientras que 29 votaron en contra. De esta manera, la cámara alta impuso cambios al texto original y lo devolvió a la Cámara de Diputados en segunda revisión, que deberá decidir si insiste con la sanción original o acepta las modificaciones.

El presidente de la Comisión de Legislación General de la Cámara alta, el oficialista pampeano Daniel Bensusán, reconoció que “el dictamen que vino de Diputados no era del agrado de casi ninguna de las partes”.

Además, sostuvo que “el dictamen que presentamos desde el Frente de Todos fue elaborado con responsabilidad y dar ciertas herramientas para solucionar este problema que viven numerosas familias”.

Asimismo, sentenció que “es una responsabilidad que tenemos todos de tratar de lograr una solución que logremos todos”.

A su turno, el vicepresidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el radical chaqueño Víctor Zimmermann, reiteró la postura de Juntos por el Cambio de “sostener la media sanción que vino de Diputados”.

“Hay casi ocho millones de argentinos que están esperando la aprobación de una ley definitiva y hay muchos contratos pendiendo que están esperando ver qué pasa en este recinto”, insistió.

Durante el debate, el senador radical Martín Losuteau señaló que “está claro que en una relación contractual el más débil es el que no tiene la propiedad” pero consideró que “por cuidar al más débil, se lo perjudica”.

Por ese motivo, explicó que, a su entender, al “intervenir en una relación entre dos partes” se “genera un problema” a raíz del contexto inflacionario que vive el país. Eso, dijo, lo que hizo es que “no te renuevan el alquiler o te lo renuevan a un valor al que no se puede acceder”.

Siguiendo esa línea, cuestionó los proyectos del oficialismo y adelantó su votación en favor de la media sanción proveniente de Diputados.

La senadora del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti reprochó “la mezquindad” de la oposición por no querer tratar temas en el contexto electoral “hizo que hoy tengamos un dictamen de mayoría y uno de minoría”.

Proyecto del Senado

El proyecto aprobado por el Senado establece tres años como plazo mínimo legal de locación y agrega que “los contratos de locación con destino” a vivienda serán estipulados “en valor único en moneda nacional y por períodos mensuales sobre el cual podrán realizarse ajustes con periodicidad a intervalos no inferiores a seis meses”.

También el Senado modifica el mecanismo de actualización del precio de los alquileres propiciando que “los ajustes deberán efectuarse utilizando un coeficiente conformado por la menor variación que surja de comparar el promedio del 0,9 de la variación del coeficiente de variación salarial publicado por el Indec, y la variación del coeficiente de estabilización de referencia, publicado por el Bcra”.

Además, incorpora un último párrafo sobre el artículo nueve estableciendo que “los ingresos provenientes de locación de hasta dos inmuebles estarán exentos del pago del Monotributo”.

Finalmente, se suma un nuevo artículo, el número doce sobre el Impuesto a las Ganancias: “las partes podrán deducir del Impuesto a las Ganancias la suma equivalente al diez por ciento del monto anual del contrato de locación”.

Proyecto de Diputados

En cambio el proyecto original de Diputados propone plazos de dos años en los contratos. Además, establece que la actualización de los alquileres se realizaría cada cuatro meses.

Respecto del índice de cálculo, señala que ambas partes pueden convenir el más conveniente entre el índice de precios al consumidor (IPC), el índice de precios mayoristas (IPM) y el índice de salarios (IS), elaborados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), o incluso una combinación entre estos.

Además, habilita la posibilidad de que los propietarios puedan pedir meses por adelantado. Y estipula que los rentistas tendrán exenciones impositivas, pero no tienen la obligación de registrar los contratos de alquiler en Afip.