Massa le pagó al FMI con un crédito de Qatar

El Gobierno publicó este viernes en el boletín Oficial el “Modelo de Acuerdo de Facilidad” a celebrarse con el estado árabe en el que se ceden 580 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) para que la Argentina cumpla con un vencimiento.

La Argentina cerró un acuerdo con Qatar por US$ 775 millones y hoy le paga al FMI. Qatar cede a la Argentina 580 millones de Derechos Especiales de Giro que tiene con el FMI y que no utiliza. Con ese dinero, el Gobierno afrontará el vencimiento por intereses que opera hoy con el organismo. Se trata del último pago que debe afrontar el Gobierno hasta la primavera.

La Argentina devolverá esos fondos a Qatar una vez que el directorio ejecutivo del Fondo apruebe el acuerdo a nivel técnico al que se llegó la semana pasada entre el ministro de Economía Sergio Massa y staff del organismo. La fecha de ese encuentro de alto nivel será el 23 de agosto.

El decreto que se publicó este viernes en el Boletín Oficial aprueba “el Modelo de Acuerdo de Facilidad a celebrarse entre la República Argentina y el Estado de Qatar” y faculta al ministro de Economía, Sergio Massa, “o a los funcionarios que éste designe”, a suscribir, en nombre y representación de Argentina, el acuerdo con el país árabe.

En su artículo 3° el decreto aclara: “Apruébase la inclusión en el Modelo de Acuerdo de Facilidad que se aprueba por el artículo 1° del presente decreto, de la prórroga de jurisdicción a favor de tribunales extranjeros acordada en dicho instrumento y la renuncia a oponer la defensa de inmunidad soberana con sus respectivas excepciones, exclusivamente, respecto de reclamos que se pudieren producir en la jurisdicción que se prorrogue y con relación a dicho instrumento”.

La Argentina paga sin utilizar reservas del BCRA en dólares o yuanes y tampoco sus tenencias en oro. Es la primera vez que Qatar realiza una operación de crédito con la Argentina y el acuerdo fue negociado directamente por Massa con el equipo económico de Qatar en el mayor hermetismo durante los últimos 7 días.

El objetivo de la movida era liberar las obligaciones con el FMI en medio del escenario electoral y en paralelo ganar tiempo a la espera del desembolso de US$7500 millones, cuando el directorio ejecutivo del organismo lo habilite, después de las primarias.

Pasadas las elecciones generales, en noviembre, el FMI remitiría otro giro y recién allí se volverían a revisar las metas del acuerdo. “El programa tiene dos momentos de desembolso: uno en agosto, la tercera semana; otro en noviembre; la primera semana”, explicó Massa previo a la publicación del acuerdo técnico, el viernes 28 de julio.