El Banco Central subió la tasa de interés para controlar el dólar

El Banco Central subió de 81% al 91% la tasa de interés, incluida la de los plazos fijos. El directorio de la autoridad monetaria se reunió y adoptó esa drástica medida, que puede impactar sobre la actividad económica.

El Banco Central subió de 81% al 91% la tasa de interés, incluida la de los plazos fijos, en su dura puja por frenar el alza del dólar.
El Directorio de la autoridad monetaria decidió la drástica medida, que puede impactar en forma negativa sobre la actividad económica.

El ajuste en las tasas será el segundo en apenas una semana: tras conocerse que la inflación de marzo trepó al 7,7%, el Banco Central aplicó un aumento de 300 puntos básicos en el interés que pagan los plazos fijos minoristas, para llevarlo al 78%.
La escalada del dólar que se dio esta semana aceleró la magnitud del alza. La tasa de interés tendrá un incremento de diez puntos porcentuales o, como dicen en la jerga financiera, 1000 puntos básicos, muy superior a la esperada.

Ahora, la inestabilidad en el mercado de cambios lleva al organismo a aplicar un aumento más significativo, de 1.000 puntos básicos. El Directorio del Banco Central aplica los cambios en la política monetaria, como por ejemplo fijar la tasa de referencia.
También se modificaría el monto máximo de plazo fijo alcanzados por la tasa mínima que están obligados a pagar los bancos: de $10 millones a $30 millones.
La medida fue anticipada por el Central a los bancos mediante el sistema Siopel.

Otra de las medidas que se espera es que amplíe el monto sobre el cual se aplica la tasa de referencia del plazo fijo, que hoy es de $ 10 millones, para que también los inversores con más poder de fuego aprovechen la tasa más alta y no vayan al dólar. El máximo podría irse hasta los $ 30 millones.
La suba, además, sería solo para los plazos fijos y no incluiría a las Leliqs.

Por ejemplo, cuando la tasa estaba en 81% nominal anual, los plazos fijos superiores a $ 10 millones recibían una tasa de 72,5%.
La última vez que la tasa había pegado un salto de casi 10 puntos fue el 11 de agosto de 2022, cuando pasó de 60% a 69,50%, en medio de la crisis que generó la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía.