Diputados sancionó el proyecto sobre antidiscriminación y antisemitismo

Este miércoles se aprobó el polémico proyecto de ley que dispone eliminar cualquier forma de discriminación y antisemitismo en la provincia. Tal iniciativa fue fuertemente cuestionada por la Colectividad Árabe, cientos de académicos y la Izquierda, entre otros sectores.

El polémico proyecto que fue aprobado en la sesión de este miércoles tuvo el aval de la oposición y generó cruces silenciosos en el oficialismo: tres diputados oficialistas se retiraron del recinto al momento de la votación. Se trata de Stefanía Cora, Julio Solanas y Juan Manuel Huss.

La iniciativa -impulsada por el Ejecutivo y aprobada por el Senado en diciembre pasado- establece el “compromiso irrestricto” de Entre Ríos “con los derechos humanos, la lucha contra cualquier forma de discriminación, incluyendo al antisemitismo”, y dispone la adhesión de la provincia a la Ley Nacional N° 23.592 de actos discriminatorios.

El proyecto no fue debatido en el recinto, solo Carina Ramos (PJ) se limitó a aclarar que no restringía la libertad de expresión, mientras que Juan Domingo Zacarías adelantó el voto positivo del Interbloque.

Desde las gradas, la dirigente del MST, Nadia Burgos, hizo escuchar su voz para manifestar el rechazo al proyecto: “Sobre tablas, con acuerdo de los bloques, para seguir siendo la escribanía de Bordet, aprobaron una ley que le da la espalda a la causa Palestina y de manera vergonzante agregan un párrafo a la versión taquigráfica pero no quieren discutir la ley, hipócritas”.

“Es discriminatorio y avasallante. Lo están demostrando ustedes -aseveró dirigiendose a los legisladores- porque no convocaron a nadie a pesar de todas las notas que presentamos para que sea debatido”, aseveró Burgos.

“Este proyecto no hace más ni menos que entrometer la política genocida de Israel en nuestra provincia, quiere callar a quienes venimos defendiendo el pueblo palestino y venimos expresando que hay un genocidio que se está llevando adelante contra toda esa población”, enfatizó luego desde las gradas y remarcó: “Queremos saber por qué no hay ninguna explicación que justifique que no se abran los debates sobre este tema”.

“No hay una explicación racional para que en Entre Ríos se tome como definición de antisemitismo una definición que es antisemita. El Estado genocida de Israel es antisemita y nosotros no podemos permitir que este tipo de valoraciones esté en nuestra legislación”, sostuvo.

“Si votan el artículo 2 van a estar avalando la discriminación abiertamente. Ya hay persecuciones en todo el mundo por este tipo de leyes, de hecho está perseguido nuestro compañero a nivel nacional, Alejandro Bodart”, agregó.

“Ustedes están avalando que se aplique y se persiga a quienes denunciamos todas las violaciones de derechos humanos hacia el pueblo palestino, eso es lo que están avalando”, arremetió.

Y finalmente aseguró: “A esto lo elaboró el Estado sionista de Israel, no el Poder Ejecutivo”. E ironizó: “¿Por qué no lo ponen en la ley?”.

El proyecto

Entre otras cuestiones, la iniciativa ordena que se adopte la definición de antisemitismo de la IHRA (Alianza Internacional de Recordación del Holocausto)y autoriza a la Fiscalía de Estado a formular denuncia “en los casos en que se produzcan hechos que encuadren en la definición de antisemitismo y de cualquier otra forma de discriminación”.

Además, establece que el Estado “podrá constituir querella en causas que investiguen actos de discriminación y de antisemitismo, y podrá actuar de manera conjunta con las organizaciones con personería jurídica que se avoquen a la lucha contra la discriminación y el antisemitismo”.

Por último, habilita al Ministerio de Gobierno y Justicia a “implementar políticas de promoción de derechos humanos, prevención de la discriminación y el antisemitismo, en coordinación con el Consejo General de Educación”.

El proyecto despertó el rechazo de diferentes sectores que consideran que el  concepto de antisemitismo “tiene un sesgo que busca criminalizar la solidaridad con el pueblo palestino” y que “contribuye a reforzar el antisemitismo y otras formas de racismo y exclusión”.

También la dirigente del MST, Nadia Burgos, viene criticando duramente la iniciativa desde que fue enviada por el gobernador Gustavo Bordet al Senado: considera que tiene “una definición tramposa de antisemitismo” que pretende igualar ese concepto al de antisionismo “para así acallar a quienes criticamos al Estado de Israel y su limpieza étnica contra el pueblo palestino. Lo rechazamos porque ataca el derecho democrático a la libertad de expresión”.