Familiares y amigos de joven muerto tras una golpiza se movilizaron para pedir Justicia

En la noche de este jueves, la comunidad de Larroque, familiares y amigos de Alexander Reverdito, el joven muerto tras una golpiza, volvieron a movilizarse por las calles de la ciudad pidiendo Justicia.

En silencio, con las fotos de Alexander Reverdito, banderas pidiendo Justicia y profunda conmoción, la comunidad de Larroque volvió a realizar una marcha desde el Parque de la Estación “Fabio Larrosa” y por las calles céntricas.

Fue en pedido de justicia por la muerte del joven de 20 años ocurrida el pasado 2 de enero tras una golpiza ocurrida a pocas cuadras de la estación del tren cerca de las 7 de la mañana y que derivó en convulsiones, su internación y el deceso al día siguiente en la unidad de Terapia Intensiva del Hospital Centenario.

Ante los medios, María Ibarra, mamá de la víctima, recordó que “en cada casa queda un Alexander, siento el cariño de todos y estoy eternamente agradecida por el acompañamiento en esta marcha”, ante un buen marco de vecinos que la respaldaban.

Luego, entre lágrima, le prometió a Alex, “hijo, no vamos a bajar los brazos para que puedas descansar en paz”. Destacó que la fiscal Natalia Bartolo “está haciendo las cosas muy bien y tenemos confianza en ella”, respecto de la investigación judicial que mantiene en prisión preventiva a Conrado González, el agresor de 22 años.

“Con esta marcha queremos que llegue a los jueces el pedido de justicia porque este caso se resolverá por jurado popular”, agregó mientras arrancaba la caminata.

Recordemos que la Justicia investiga como “homicidio simple” el deceso del joven de 20 años a causa de los golpes recibidos de parte de un allegado tras una supuesta discusión en la calle.

En ese sentido, el único imputado en la causa es Conrado González, que tiene 22 años y vive en Larroque. A las 7 de la mañana del domingo 1º de enero agredió a Alexander Reverdito, de 20 años, en Islas Malvinas y Río Uruguay.

El joven herido se dirigió a su domicilio y al mediodía de ese domingo 1 de enero se descompensó, motivo por el cual fue trasladado de inmediato al Hospital San Isidro Labrador y desde allí derivado al Centenario donde estuvo en Terapia Intensiva hasta su deceso en la noche del lunes 2.